UN EMBLEMA PARA LA CIUDAD
La Chaqueña, motor de la economía y la vida cotidiana de los barrios del Sur
La fábrica de extracto de tanino se fundó en 1925 y creció junto a la ciudad. Empleaba a 250 obreros y más de 3.000 hacheros en los montes chaqueños. Fue motor de la economía y la vida de Villa Ángela, pero más aún de los barrios del Sur. Dejó de producir en 1983, pero aún se extraña el movimiento social que generaba.

Por Esteban Montgaillard

Un silbato suena a la madrugada. El chiflido –inconfundible- no extraña a la gente de los barrios de la zona Sur, donde más fuerte se lo escucha. Es más, les da la tranquilidad a sus habitantes porque La Chaqueña, la fábrica de tanino que se fundó a la par de la ciudad, sigue funcionando a pleno y es el motor de la economía local. Un centenar de obreros se prepara para comenzar su jornada laboral. Otro número similar de hombres, un poco más cansados, se apresta a finalizarla.
Lejos quedaron aquellos años dorados de La Chaqueña. Hoy sólo se ven galpones abandonados, máquinas arrumbadas, chapas y ladrillos caídos, animales “pastando” en el lugar, y algunos locales comerciales en lo que fueron sus instalaciones. El monumento más emblemático es, quizá, la gigantesca chimenea de 40 metros de altura que resiste de pie. Una verdadera postal del pueblo.
En 1917, los fundadores de Villa Ángela, Julio Ulises Martin y Ricardo Gruneiser, adquirieron la estancia La Suiza, y allí comenzaron a expandir su negocio agro-forestal hacia estos lugares. Ocho años más tarde, en 1925, se instaló en el barrio Sur la fábrica de extracto de quebracho colorado La Chaqueña, un emblema para la vida económica y social de la ciudad.
“Creció junto al pueblo; es un ícono de Villa Ángela”, dice Carlos María Ávalos, quien trabajo en el lugar desde 1955 hasta fines de la década del ’80. Para los habitantes de ese sector de la ciudad, La Chaqueña formaba parte de sus vidas: empleaba a unos 250 operarios y hasta 3.000 hacheros cortando el quebracho que servía de materia prima para extraerle el tanino.
Los años fueron posicionando a la fábrica como exportadora de tanino: el 90% de lo que se producía en sus entonces modernas instalaciones era comercializado al exterior, y sólo el 10% restante se vendía a las curtiembres de la zona. En sus mejores años, se llegaron a producir 1.200 bolsas de extracto diarias, en una planta que nunca dejaba de funcionar, dado que sus empleados se dividían en tres turnos: de 4 a 12, de 12 a 20 y de 20 a 4 de la madrugada.
Sin embargo, a mediados de la década del 60 comenzaron los inconvenientes para la producción. La escasez de agua –las represas construidas detrás de la planta no alcanzaban para abastecer la planta- y la fusión con la empresa taniniera de La Escondida iniciaron una etapa de descenso en la producción que fue de la mano de reducción de personal. Durante los ´70 se acrecentó el descenso productivo, pues la mayoría de la productividad se había trasladado a la planta de La Escondida.
El 23 de julio de 1983 se concretó la última producción de La Chaqueña. Fueron 142 bolsas con 1.190 kilos de extracto Indunor. “Quizá los acuerdos laborales que lograron algunos obreros agilizaron el cierre de la fábrica, porque ofrecían muy buenas indemnizaciones”, cuenta Ávalos, quien vivió todo el proceso y fue testigo del desmantelamiento de la planta años más tarde, cuando ya le habían encargado el cuidado de las instalaciones.
“Mucha gente extraña a La Chaqueña. Le daba vida al barrio”, relata entre tantas anécdotas. Los barrios Sur y Escalada añoran el olor a quebracho, el movimiento de obreros, las familias esperando a que los hombres salgan de trabajar… Y el inconfundible silbato que marcó la vida de esa zona de Villa Ángela durante casi 60 años.


“La Chaqueña creció junto al pueblo. Es un emblema de Villa Ángela”, dijo Carlos María Ávalos.

Empleaba a más de 250 obreros y unos 3.000 hacheros trabajaban en los montes para abastecerla de quebracho colorado.

La última producción data del 23 de julio de 1983. Fueron 142 bolsas con 1.190 kilos de tanino.

Debe registrarse para realizar comentarios

Facebook Artículos Bio En los medios

La revista estuvo en la Feria del Libro de Frankfurt, gracias a la Secretaría de Cultura de la Nación. También participaremos de la Feria Internacional del Turismo en Buenos Aires. Podés hojear la revista aquí.

Sebastián Bravo

Periodista y fotógrafo. Fue asesor en el Congreso y colabora con organizaciones sociales. Ver más

Diego Caballero

Diseñador gráfico. Es dibujante y tatuador.

Esteban Montgaillard

Periodista gráfico y conduce un programa radial. Ver más

Fabricio Vega

Diseñador gráfico. Es bajista profesional para diversas bandas.

Leé nuestra repercusión en Radio21, Villa Ángela Hoy y en Norte. Podés ver fotos y videos del lanzamiento oficial del proyecto junto al intendente Oscar Domingo Peppo en YouTube y Facebook. También fuimos declarados de Interés Cultural por la H. Cámara de Diputados de la Nación (1302-D-2010), por la Legislatura de la Provincia del Chaco (Resolución 169/10) y por el Concejo Deliberante de Villa Ángela (Resolución 3/10). Se encuentran en trámtie los expedientes 0803-D-2010 en el Congreso Nacional y uno de igual tenor en la Secretaría de Cultura de la Nación.